Toma los datos, toma la calle y ¡cambia las decisiones!

VIGILANCIA SOCIAL

Julio Gransero, Zoila Cabrera, Juan Carlos Cortés, Carolina Giba

La vigilancia ciudadana es una de las actividades de la población que más importancia está teniendo en los últimos años en el Perú y en otros países de la región. En nuestro caso, los sucesos de grave corrupción y de utilización de los recursos del Estado para fines distintos a las funciones del mismo ha traído como consecuencia un incremento sustancial de personas e instituciones que se dedican a esta labor. Los objetivos de prevención de la corrupción, de evitar las ineficiencias que causen perjuicio directa o indirectamente a los ciudadanos; y de promoción del cambio, están
presentes en la vigilancia ciudadana, la que constituye un avance significativo en el desarrollo de un sistema democrático.


Los términos que se utilizan para nombrar a esta actividad son diversos. Así se utiliza vigilancia social, vigilancia ciudadana, control social, veeduría ciudadana, control ciudadano, observatorio social, etc. La diferencia de los términos no indica necesariamente actividades distintas, sino que en cada país se le dará un contenido determinado. Cabe señalar, además, que la vigilancia es un concepto en evolución y que no es estático, por lo que la denominación y su contenido están en permanente construcción. En consecuencia, el término que se utilice no determina la propia actividad . En el presente documento se ha utilizado, principalmente, dos términos: vigilancia social, entendiéndola como aquella vigilancia en la que el sujeto vigilado es el Estado, y vigilancia ciudadana para abarcar todas las otras modalidades de vigilancia desarrolladas sobre los diferentes espacios de ejercicio de poder.