Toma los datos, toma la calle y ¡cambia las decisiones!

VIGILANCIA Y PARTICIPACION SOCIAL

Roxana García Bedoya

La vigilancia social o ciudadana es un concepto que se sustenta en el derecho a la participación en la vida política, social, económica y cultural de toda persona, orientada al ejercicio del control ciudadano sobre la gestión pública. Bajo el nombre de control ciudadano se introducen en la Constitución de 1993, mecanismos como la revocatoria de autoridades, remoción de autoridades y demanda de rendición de cuentas, a nivel municipal y regional, entre otros. La vigilancia social toma forma a partir de la decisión de diversas instancias de la sociedad civil que se organizan para hacer seguimiento al cumplimiento de determinados compromisos que los gobiernos han adquirido en diversos campos. Los movimientos de derechos humanos y los movimientos feministas son los que tienen una trayectoria importante en este campo. En diversas partes del mundo han surgido iniciativas por ejemplo en relación a la vigilancia del cumplimiento de los acuerdos y compromisos firmados en las diversas cumbres: la Cumbre de la Infancia, la Cumbre Social, la de Población, la de los Derechos Humanos etc.